EL CUIDADO DE LOS PIES Y LA DIABETES.

 

La diabetes está siendo considerada una pandemia en los últimos años a nivel mundial, se cree que habrá más o menos 459 millones de personas en el mundo padeciendo esta enfermedad en el año 2030;

Por esto cuando se hace diagnóstico de Diabetes , inclusive  de Pre Diabetes ,en necesario ir a  valoraciones medicas frecuentes ,  tener un control estricto de la glicemia y complementarlo con un plan nutricional y de ejercicio para lograr una calidad de vida saludable a pesar de la enfermedad y evitar sus complicaciones.

Una de las complicaciones más importantes es el PIE DIABETICO, pues cada 30 segundos en el mundo se le amputa una extremidad a un paciente diabético.

El PIE DIABETICO cuando se presenta, ya hay compromiso no solo metabólico (glicemia alterada), sino  compromiso ocular ( retinopatía) , en  los riñones ( nefropatía ) ,  alteración  o perdida de la sensibilidad  táctil  o  profunda de los pies ( neuropatía ) y  problemas en la circulación arterial ( vasculopatía); estos  3  ultimas patologías, mas infección de los tejidos profundos  y óseo son los componentes  principales de dicha enfermedad.

 

¿Todos los pacientes tienen PIE DIABETICO? La respuesta es NO.

Cuando el  paciente es  Diabético tipo 1  insulina requirente , se inicia desde el diagnostico una valoración anual de los pies  por medico podólogo, un seguimiento del cuidado de ellos y recomendaciones básicas , sin embargo luego de 15 años de diagnóstico  de la Diabetes y de acuerdo al control que haya llevado el paciente  a través de los años, pueden empezar a tener manifestaciones neurológicas como: calabrés en las piernas, hormigueo, y dolor en la noche principalmente, el cual mejora durante el día al caminar.

En Los Diabéticos tipo 2,  con o sin uso de insulina, deben realizarse el mismo control cada año, pero  a estos  pacientes, los síntomas pueden empezar a los 10 años del diagnóstico de la enfermedad, sobre todo cuando  ha habido un mal control de la glicemia , teniendo la misma sintomatología.

El componente vascular también se demora en manifestarse, mas no se da  en todos los pacientes,  y hay 95 % de posibilidades que al tener esta manifestación también tengan enfermedad cardiovascular.; cuando se presenta, hay dolor en las piernas al caminar  menos de una cuadra, y  cuando el compromiso es severo se da dolor en reposo; también hay cambio de la temperatura de los pies, se tornan  fríos y cambios en las uñas(gruesas y deformes)

Otras manifestaciones de cambios de la piel y las uñas se pueden dar en los pacientes diabéticos sin que sean parte del pie diabético, como: uñas gruesas,  deformes, sobre levantadas, uñas encarnadas, uñas  frágiles y quebradizas, presencia de hongos en las uñas y entre los dedos  y puede encontrarse mala cicatrización de las heridas entre otros .

 

Por: María Catalina Agudelo.

Medica podóloga

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *